Impulso irresistible

El sueño suficiente

Fuente: Pixabay.

Si mañana no tenemos cosas urgentes que hacer, o sea, si no hay que madrugar para asistir al trabajo, a la cita, a la hora en que hemos quedado con quienquiera que sea, mayormente nos planteamos la noche como larga y placentera, añadiendo a esos argumentos unas causas que hemos aprendido para sacar más partido a un largo tiempo de descanso. La doctora Arantza Campo es responsable de la unidad de Sueño de una clínica muy reconocida. Lo primero que se nos ocurre decir es lo bueno que es que exista esa competencia profesional puesta al servicio del paciente y los familiares para saber a qué atenerse en estas horas que algunos todavía creemos que son tiempo de asueto, de hacer lo que nos dé la gana, incluido lo que nos cansa enormemente, que ése –nos decimos- es el motivo de un buen sueño reparador. No nos dirá que no. La citada doctora nos dice claramente que “la sensación de descanso al día siguiente es el mejor barómetro para saber si el sueño ha sido reparador”. En la entrevista se nos dice que hay relojes o aplicaciones móviles que registran cómo dormimos, incluso cuántas horas hemos dormido, cuántos despertares hemos tenido y cómo han transcurrido las fases de sueño. La medida que marca si el sueño ha sido de calidad es el estado con que nos encontramos al día siguiente. Si uno está descansado al despertarse y no tiene sueño durante el día, es que ha dormido bien. No hay que dar tiempos ni momentos pues no todos necesitan dormir las mismas horas.

Para distraernos en momentos de descanso nos regalamos un tiempo para nosotros, que principalmente no nos exige mucho esfuerzo, ya que si antes leíamos ahora vemos la tele hasta las tantas. Así le restamos tiempo al sueño, que está muy relacionado con nuestra salud. Uno de los consejos es aprovecharse de los primeros síntomas de somnolencia para irse a la cama y decirle a los dispositivos de ocio doméstico que se queden apagaditos. No se trata sólo de ruidos, pitidos y musiquitas. Dice la doctora Campo que la luz de las pantallas afecta a la calidad del sueño por lo que recomienda evitarlas durante las dos horas previas a acostarse. Una vez dormidos, determinados aparatos medidores nos hablarán de “tipos” de sueño, siendo el “profundo” el que ocupa el 20/25% del tiempo, pero hay que mejorar la información mediante estudios clínicos. Hay otro factor sumamente influyente: la edad; con el tiempo el requerimiento de sueño va en disminución, pero eso no tiene que repercutir negativamente, añade la doctora Elena Urrestarazu. La buena higiene del sueño favorece un descanso reparador, cuidando horas de luz natural con la artificial y no pasar más tiempo del debido en la cama.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Demetrio Mallebrera

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Top Colaboradores