sábado, 19 octubre 2019
La web de los periodistas


El Orihuela declara el Rico Pérez «zona catastrófica»

Vayan por delante, las disculpas por el titular. Resulta toda una paradoja, parece hasta incluso una broma grosera. Después de lo sufrido en la Vega Baja en las últimas fechas…

Autor: Ferrándiz . Categoría: Actualidad Balones a la olla . Fecha: 3 semanas ago . Etiquetas: Etiquetas: ,

Vayan por delante, las disculpas por el titular.

Resulta toda una paradoja, parece hasta incluso una broma grosera. Después de lo sufrido en la Vega Baja en las últimas fechas, con epicentro en la capital de la comarca, tenía que ser precisamente, el representante futbolístico de la zona, el que ahondara todavía más en la herida herculana. Ayer domingo la nave blanquiazul, no solamente desbordó sino que se inundó.

HÉRCULES 1 – ORIHUELA 3

Volvió a perder el Hércules de nuevo en casa, de manera consecutiva. El encuentro se afrontaba ya sin Planagumá en el banquillo tras su despido, su puesto lo ocupaba de forma interina su segundo, José Vegar. La alineación por unas cosas y por otras varió significativamente de la última. Quizá por ideas propias, o quizá por probar con otro experimento. A la conclusión el fiasco fue el mismo, de tal forma que el público asistente, ya cobrada la pieza del entrenador la dio con el secretario técnico. Todavía no había finalizado el encuentro cuando comenzaron a sonar los acordes de la cantinela que siempre lleva la misma música, y sólo varía un poco de letra. En este caso: «PORTILLO VETE YA, PORTILLO VETE YA» Probablemente ni en su larga trayectoria como futbolista, le habían abucheado igual.

La película del partido comenzó a decantarse del lado visitante, cuando en el minuto dieciocho de la primera parte, Rulo cometió penalti sobre un atacante orcelitano. Penalti innecesario, zancadilla por detrás dentro del área a un delantero que estaba de espaldas y sin posibilidades. ¡Como no! tenía que ser Chechu Flores, como lo hacía en el Hércules, lo transformó, raso y ajustado al palo izquierdo de Falcón. Era el 0 – 1. Llegó pronto al empate, a los seis minutos y todo pareció que iba a cambiar. Una falta botada por Borja la remató Samuel a la escuadra, de gran cabezazo. Pero a la media hora llegó otra de las jugadas desgraciadas. Un córner mal ejecutado, propicia una contra que conduce Chechu Flores desde campo propio, se lleva medio equipo por velocidad, como si fuese un juvenil, ya en el área cruza a su izquierda y Fronderella marca de tiro raso. Era el 1 – 2. Los amarillos se volvían a adelantar.

Atesoró ocasiones el Hércules, en esta primera mitad, obra de Jona, de Borja y sobre todo un despeje envenenado de un propio jugador del Orihuela que iba a puerta, pero todas las fue desbaratando su portero.

La otra desgracia para el Hércules fue el penalti cierto y no pitado, por manos en el área visitante. Eran los primeros compases de la segunda parte y podía haber vuelto a cambiar la decoración. Unos minutos más tarde un pase de Chechu, omnipresente todo el partido, pudo traer otro gol, inexplicablemente se desperdició. Ya no pasaron muchas cosas a lo largo de la segunda mitad. No pasaron muchas, hasta que pasó. En el minuto ochenta y cuatro, en pleno desconcierto herculano, el conjunto Escorpión, aprovechó para hacer el 1- 3. Fuerte disparo al palo corto, y la defensa quedó retratada. Todo un regalo y agradable sorpresa para la sufrida afición visitante, que acompañó al equipo en un número reducido, y que se llevaron una alegría, después de las penas sufridas recientemente por la gota fría que ha asolado la Vega Baja.

En sala de prensa, el técnico visitante, Villafaina, dijo emocionado que como en sus mejores sueños y tuvo un recordatorio de todo lo que habían sufrido estos días en lo deportivo y en lo anímico.

Por su parte el eventual técnico local, José Vegar, reconoció que más de lo mismo, asumió que no hay gol y no quieren entrar, hizo suya la responsabilidad de la derrota y sin justificarla, sí clamó por ese penalti escamoteado al Hércules en los primeros minutos de la segunda parte.

Ahora llega el nuevo entrenador. Jesús Muñoz. Difícil papeleta la que tiene por delante. Levantar, motivar, y hacer jugar a un equipo hasta ahora desconocido. Su primer envite será el desplazamiento a Llagostera. Pase lo que pase, ahora mismo el Rico Pérez, continua en declaración de ZONA CATASTRÓFICA.

Sending
User Review
0 (0 votes)