Balones a la olla

El Hércules vence con luz y taquígrafos, pero a puerta cerrada

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Fue un partido dispar, con dos partes bien diferenciadas, una primera deficiente y una segunda mucho mejor y con varias ocasiones, aparte de la del propio gol, que a la postre dio la victoria al cuadro alicantino. Y todo ello con un punto de inflexión; la expulsión del defensa visitante Andreu por entrada a destiempo a Alfaro, que dejó al cuadro balear con diez y que cambió todo el guion que hasta el momento estábamos viendo. Mientras para el técnico visitante fue rigurosa para el local fue algo clarísimo. Como claras fueron varias ocasiones de la segunda parte, que hubieran propiciado un triunfo mucho más evidente y holgado. Si es discutible la expulsión, no lo es menos el posible penalti, que Nani cometió por empujón a un atacante de la Peña, y que el colegiado murciano, Lax Franco, no interpretó así. Todos contuvimos la respiración y si lo hubiera decretado no hubiera pasado nada. De haberlo hecho y haber subido ese gol al marcador, la película del partido hubiese sido totalmente diferente. Si hace una semana el Hércules no supo aprovecharse de jugar con superioridad, en este caso si hicieron buena la condición del rival al jugar con diez.

Hércules 1 – Peña Deportiva 0

¿Alguna vez han comido ustedes un pastel sin azúcar? ¿Alguna vez se han deleitado con una buena comida en un buen restaurante, pero sin vino?… Pues esa sensación tuvimos ayer los pocos privilegiados que por una condición u otra tuvimos el privilegio de acceder al Rico Pérez.

La cosa no llegó a alcanzar cotas paranormales, pero créanme si les digo que resultó un tanto esperpéntico ver las gradas del estadio totalmente vacías, desérticas. Sobre el terreno de juego, dos equipos debidamente uniformados, como Dios manda, a las órdenes de sus respectivos entrenadores y con los integrantes del banquillo ocupando su lugar. Igual de formal y clásico el trío arbitral y los delegados de ambos equipos.

Ni mil espectadores, ni cuatrocientos, ni ninguno. Solamente jugadores, árbitros, seguridad, policía, Cruz Roja, empleados y periodistas. Tan atípico como desolador. Lo estamos contemplando estos días por televisión en los partidos de Primera y Segunda División, pero verlo dentro y desde dentro no deja de ser chocante, al tiempo que triste.

Así lo decretó Sanidad, pero ciertamente resulta incomprensible que pese a esta plaga del covid-19, sobre un aforo de casi treinta mil personas no pueda entrar al menos, un veinte por ciento de público. La efeméride quedará para la historia. Era la primera vez que se jugaba un partido de forma oficial en el Rico Pérez, a puerta cerrada desde su inauguración, allá por el año 1974. Y ya ha llovido.

Sorprendió el conjunto balear de la localidad ibicenca de Santa Eulalia del Río en sus inicios. Buen toque de balón, dominio como si estuvieran en casa y además presión arriba que hizo sufrir al Hércules durante muchos minutos. Un par de sustos en el área herculana mientras nosotros no llegábamos al área rival. Y entonces en apenas cinco minutos, las dos acciones que determinaron el partido.

En el veinticinco, la Peña Deportiva reclama un penalti por empujón de Nani a uno de sus delanteros dentro del área. Cuando ya se nos había helado la sangre, el colegiado no lo aprecia, entre el enfado y la protesta visitante. Y en el treinta y uno expulsión del defensa balear Andreu, por una entrada fea a destiempo y a la altura de la rodilla al local Alfaro. Roja directa y se quedaron con diez por lo que restaba de partido. Como no había gente se oía todo lo que se cocía sobre el césped, de tal forma que el árbitro escuchó cosas de los jugadores de la Peña como: “La primera falta que hacemos y lo expulsas” o “No nos pitas un penalti de libro, y ahora nos dejas con diez”. Curiosidades.

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

En el treinta y ocho Buenacasa tuvo para el Hércules una ocasión, pero se empachó de balón y resolvió el buen portero Javi Seral.

Se fueron a vestuarios y la segunda parte fue diferente, además de entrada con la marcha de Tano y Armando, por Teo Quintero y David Sánchez. Pronto una ocasión de Borja por la izquierda, trazó una bonita parábola, pero el balón se fue lamiendo el poste. Otro buen disparo de Alfaro se estrella en la defensa, la Peña Deportiva se defendía y ya jugaba a otra cosa al tiempo que perdía descaro arriba, mientras que el Hércules echaba en falta alguna de las seis bajas que tenía, y muy especialmente alguna. Gran disparo de Nani que repele Seral, como prólogo al gol que llegó en el minuto sesenta y siete. Pase entre líneas de Moyita para David Sánchez, y éste con su zurda de calidad se la acomoda y lanza un disparo que entra por toda la escuadra de la portería rival quitando las telarañas. Una verdadera obra de arte. El zurdazo lo podría haber firmado el propio Leo Messi. Y a partir de ahí un rosario de oportunidades fallidas, que podrían haber hecho el triunfo más desahogado y menos incierto.

En el setenta y tres, imperdonable, falla Buenacasa en un uno contra uno, el solo contra el portero, que la sacó por bajo. En el ochenta, gran disparo de Borja, uno de los destacados de la mañana, a saque de falta. La Peña a tumba abierta agobió lo que pudo a la desesperada, pero sobre la bocina Abde, desperdicia otra ocasión de uno contra uno por querer hacer una vaselina en vez de regatear al portero. Y en el noventa, tras un rechace del portero, Moyita conecta a mitad de área un balón a bocajarro que se estrella en el larguero. No se lo creía. Desesperante.

David Cubillo durante la rueda de prensa (Grabación de Ferrándiz).

Y así se consumió el tiempo y llegó el final. No pinta mal. El Hércules ha sumado siete de nueve, con un partido menos jugado, el del Alcoyano. Se celebrará este domingo día 15 a las 17:00 en Alcoy.

En la sala de prensa el entrenador visitante, Raúl Casán, se quejó por ese penalti “claro” que dijo no lo habían pitado en la primera parte y lamentó igualmente la expulsión a su juicio rigurosa de su defensor Andreu.

Por su parte, el técnico local, David Cubillo, pasó de puntillas en la valoración del penalti, vio justa la expulsión porque había sido muy cerca de su banquillo, y dio mucho mérito a esta victoria por haber sido ante un gran conjunto que había servido para medir el potencial del Hércules, pese a las bajas. Lamentó igualmente las ocasiones perdidas que hubieran propiciado un triunfo más cómodo, pero se congratuló porque lo importante es que esas ocasiones se generen y se produzcan, aunque no se consumen.

David Cubillo durante la rueda de prensa (Fotografía: Ferrándiz).

Los entrenadores de fútbol ante un micrófono cada vez se parecen más a los políticos. Políticamente correctos.

Ya tenemos una nueva experiencia. Bienvenidos estos tres puntos, aunque sean A PUERTA CERRADA. Y a seguir esperando lo que nos depara esta plaga del coronavirus. A PUERTA CERRADA, A PUERTA ABIERTA, O CON UN PUÑADO DE ESPECTADORES.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores