Balones a la olla

El Hércules saca de Barcelona un punto logrado a pico, pala y cincel

Fotografía: FC Barcelona / Víctor Salgado.

Meritorio empate el obtenido por el Hércules en la tarde-noche de este pasado sábado, en Barcelona, todo ello frente al líder, o el que se ponía líder si ganaba, o alcanzaba al primero en su carrera. Lo cierto y fijo es que al Barcelona se le aguó la fiesta con el resultado, hasta el extremo de terminar desquiciados, más de uno de sus jugadores; para muestra, la actitud de su figura, el joven Ricki Puig. Sabedor el técnico Moreno, de que la cosa no está para exquisiteces, planteó el mejor partido que pudo plantear en el mejor de los escenarios. A verlas venir y mientras tanto una muralla bien perpetrada de centro campo hacía detrás, con Jona y Benja solamente en punta, batiendo todo lo que pudieron. Eso y a esperar alguna oportunidad, que a veces se rozó, pero nunca estuvo clara. Para desesperación alicantina nuestro equipo es así. Capaz de ganar en Tarragona, capaz de ganar en Sabadell y de sumar frente al Barcelona B. Luego nos ganan los más modestos, pero ese es otro cantar.

Barcelona B – 0 Hércules 0

Meritorio empate decía de inicio. Es cierto, en otras circunstancias, en otros momentos, estaríamos hablando de otras cosas, de cotas mayores, pero cuando vas en el vagón de cola, y después de una proeza, el botín es un punto, eso da para bien poco. Estaríamos en Tercera División si hoy terminara la liga. La verdad es que todavía resta tiempo para la salvación o para la inmolación. Si algo parece claro es que el desenlace no será por todo el mes de marzo, en lo que tenga que pasar la incertidumbre puede ser que llegue hasta el propio final, y eso sería algo no apto para cardíacos.

Parece tenerlo muy claro el técnico de la casa Antonio Moreno, con él el Hércules jugará mejor o peor, pero no ha recibido ningún gol, también es verdad que no los ha realizado, pero tiene orden y concierto su planteamiento empezando de atrás hacia delante. Se plantó en este coqueto y nuevo estadio llamado Johan Cruyff, en honor al legendario jugador y entrenador, con la idea de amarrar, cerrar huecos y espacios y no dar ninguna concesión, todo concentración y confianza a una forma de defender numantina y después esperar alguna contra o algún fallo del rival. Narró el encuentro para el resto de España por Canal Barca TV, en versión castellano, Jesús Carrillo, o Chus Carrillo para los amigos, ¡qué sorpresa!  durante buena parte de la década de los noventa habíamos sido compañeros en la misma empresa. Qué placer saber de él y volverle a escuchar narrando fútbol. Siempre fue lo suyo, como en los noventa, sigue estando en forma. ¡Qué tiempos aquellos!

Empezó el partido raro, en el minuto uno el primer susto para el Hércules, al pillar Collado a la defensa adelantada. Y a renglón seguido un saque del portero alicantino del Barcelona, Peña, impactó en la espalda de Jona, si se llega a producir la carambola y el balón va dentro en vez de a la grada, el guión del partido hubiera sido muy diferente. De ahí y hasta el final de la primera parte, dos buenas intervenciones de Falcón, una en el minuto dieciocho, y otra de portero de balonmano, en el treinta y cuatro. Era de esperar que, pese a los métodos contundentes y explícitos del Hércules, nuestro portero también debía tener su gran dosis de acierto y de protagonismo. El filial del Barcelona, bien asentado, apretando y el Hércules aguantando el temporal. El portero de ellos fue casi un espectador más.

El inicio de la segunda parte tuvo como protagonista al activo jugador Collado, que de rosca pudo marcar. Y entonces en el cincuenta y tres, llegó otro de los contratiempos del partido, se lesionó Felipe Alfonso, Raúl Ruiz debió retrasar su posición al lugar donde estaba el compañero y entró Moha, que ayer no tuvo una feliz actuación. Lo hemos repetido hasta la saciedad, la potencia sin control vale de bien poco. Ir a mil revoluciones por minuto sin orden ni concierto no es garantía de nada.

El Hércules pareció que iba a sacar un poco las uñas, o que se podía ir a por el partido a partir del último tercio, pero lo debió pensar dos veces. Y entonces fue cuando llegaron esas dos acciones milagro que hubieran propiciado la victoria catalana y el habernos dejado con la miel en los labios. Ya en el cincuenta y seis había estado bien Falcón despejando al saque de una falta. Pero lo gordo fue lo del ochenta y seis, en una acción llena de tiros, carambolas y rechaces lo lógico hubiese sido ir a sacar el balón del fondo de la portería herculana, pero ya digo, ahí se obró milagro. Se puede decir que el Barcelona B perdonó. Como también se puede decir que con todas sus armas el Hércules defendió bien, pero le faltó pólvora arriba. Pedro Torres vio la quinta, no podrá jugar el próximo encuentro; la lesión de Felipe Alfonso no pinta bien, entre unas cosas y otras lo de este chico en Alicante, esta temporada va a ser casi testimonial y no testimonial sino anecdótico, lleva camino de ser en la capital de la Costa Blanca, lo del navarro Olavide. Llegó en el mercado invernal, es joven, ha jugado partidos en el Osasuna tanto en Primera como en Segunda. Ayer fue el descarte y vio el partido desde la grada, ¿es malo, es bueno? ¿Está en baja forma, vino lesionado? Tratándose de un refuerzo de invierno, se le presume titular si ha venido a reforzar lo ya existente. Habría que preguntarle a esa comisión deportiva de «Los Pacos» Escudero y Martínez, los hombres que trajo Ramírez. ¿Dónde lo vieron? ¿Quién se los aconsejó?

Lo cierto es que la siguiente jornada ya está ahí mismo. Nos visitara el Andorra, curioso el deambular del equipo pirenaico, que encabezó la tabla durante tiempo y ahora se ha desplomado, ha caído hasta la posición novena, y este fin de semana, sin ir más lejos, el Atlético Levante le ganó a domicilio. Vendrá el Andorra, supongo con Carlos Martínez, nuestro máximo realizador, que también se marchó en el mercado de invierno. Ahora la incógnita es con qué armas deberá afrontar el Hércules este duelo, si por la vía de las exquisiteces y el buen gusto al jugar en casa, o sacando PICOS, PALAS, CINCELES e incluso granadas de mano si es preciso.

Como clavo ardiendo sólo resta encomendarse al técnico Antonio Moreno, hoy por hoy, sigue siendo el director de obra.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores