Balones a la olla

El Hércules o la fuerza del sino

Momento del partido contra el Levante B. Foto: www.herculesdealicantecf
Momento del partido contra el Levante B. Foto: www.herculesdealicantecf

En la obra del Duque de Rivas, con cuyo título me permito la licencia de hacer un juego de palabras, el protagonista, hastiado, desquiciado y desahuciado por todos los avatares e infortunios que le ha tocado vivir, finalmente se lanza por un precipicio para acabar con su vida. La plantilla herculana parece que definitivamente este fin de semana también ha tomado el mismo derrotero, pero curiosamente cuando todavía no estaba tan acuciada, como el tal D. Álvaro.

Me recuerda este Hércules a aquel chiste, donde un compungido fiel clamaba en una iglesia frente a una cruz que le tocase la lotería, que le tocase por favor la lotería. Así una semana tras otra. Tal era su arrojo y pasión, que después de varias veces, cuenta el chascarrillo que bajó el mismísimo Cristo de la cruz, le abrazó y le dijo: «Lo del premio de la lotería está hecho, pero al menos tú compra algún décimo de vez en cuando, que no lo haga yo todo».

El caso es que nos están repitiendo hace casi un mes que la distancia que nos separa de la cuarta plaza es salvable. El Badalona pincha y pincha, y la diferencia de siete puntos se convierte en cinco, y después se convierte en tres, y después se queda a tiro de piedra. De nada valen todas esas facilidades si nosotros no ganamos. No solamente no hemos alcanzado y rebasado al cuarto, que hubiera sido totalmente factible a tenor de los resultados, sino que hemos propiciado que se acerquen y nos rebasen a nosotros los que venían por detrás. Dígase Villarreal B, dígase Atco. Baleares.

Este pasado domingo la nueva derrota que le infringieron al Hércules vino de mano del Levante B, un filial que estaba clasificado segundo por la cola y frente a los que fuimos incapaces. A finales de la pasada semana salía nuestro entrenador y decía aquello de: «Todo se ha arreglado en los despachos, Ortiz y Ramírez  nos han salvado, ahora nos toca a nosotros salvarnos en el campo».

Palabras, palabras y más palabras, pero pocos hechos. O lo que es lo mismo: goles son amores, que no buenas razones.

Y ahora llega lo mejor a modo de trío de ases. El calendario. Tres rivales directos. Villarreal B, Alcoyano y Atco. Baleares. Los tres de la parte alta y noble de la tabla, cuando no podemos ni con el penúltimo de la cola.

Ojalá acabe esto pronto. Ojalá sea cuanto menos tortuoso posible, y ya con el camino parece que despejado con Hacienda y el Instituto Valenciano de Finanzas, cara al próximo curso que se haga una planificación correcta, real, y honesta. La cosa está para echarles a casi todos y traer una nueva plantilla. Igual pasó también al final en la tragedia romántica, D. Álvaro o la Fuerza del Sino….. ¡Vamos, que acabaron todos muertos!

Sending
User Review
0 (0 votes)

Virtudes Campoamor

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores