Reportajes

El fuerte de Santa Bárbara en la isla Robinson Crusoe

Isla Robinson Crusoe (Fuente: Wikipedia).

En mis investigaciones para documentar mi novela que estoy armando ambientada en la Isla de Pascua, me resultó chocante encontrar en el Pacifico un fuerte o castillo que se llama igual que el nuestro de Alicante de Santa Bárbara coronando la elevación rocosa del Benacantil de 169 metros de altitud.  Me puse a buscar documentación y fotografías y he encontrado un álbum asombroso que quiero compartir con los lectores.  

El fuerte de San Bárbara contra los piratas

El fuerte Santa Bárbara de la isla Robinson Crusoe (antes de 1966 llamada Más a Tierra) es una fortificación estratégica del Pacifico ubicada en la bahía Cumberland en el archipiélago Juan Fernández en Chile, que fue mandado construir por el Rey Carlos III de España entre 1739 y 1749 para que la isla, en poder de España, fuera repoblada y defendida de eventuales enemigos y piratas, sobre todo, ingleses como Lord Anson, corsario que dominaba la costa americana del Pacífico.

En diciembre de 1749 partió de Concepción (Chile) un barco fletado con una compañía del batallón de la Frontera, con 170 colonos y 22 presidiarios, para los trabajos de fortificación, y desde el Callao (Perú) zarpó una nave cargada con 75 fusiles, 25 arcabuces, 16 cañones, pólvora y balas. Al fondo de la bahía Cumberland levantaron las primeras casas y la capilla a una cota de 100 metros sobre el nivel del mar. El Gobernador de la isla fue el capitán de artillería Manuel de Castelano, quien inició la construcción del fuerte de Santa Bárbara con muros de 20 metros de alto. Abajo y a barbeta sobre la playa abierta, levantó la batería de artillería rasante de San José. Los muros del fuerte fueron levantados con piedras sobrepasando en unos 20 metros el nivel de la explanada, para levantar almenas o merlones.

Fuerte de Santa Bárbara (Fuente: Consejo Nacional de Monumentos de Chile).

En 1790, la guarnición de la isla, entre tropa y oficiales, ascendía a 200 hombres repartidos en el fuerte Santa Bárbara y el pueblo de San Juan Bautista. No obstante, en numerosas ocasiones fue considerada una carga para la Corona española, puesto que se encontraba a 670 kilómetros al oeste de la costa continental, por los gastos que ocasionaba y las dificultades que había para aprovisionarla de víveres, que escasamente podían producirse en tierras de origen volcánico. La independencia de Chile del Imperio Español fue declarada el 1º de enero de 1818, por la debilidad de España tras la invasión por Napoleón Bonaparte. En 1814 fue prisión de varios de los independentistas chilenos.

El fuerte reconstruido en el año 1974, fue declarado Monumento Histórico en el año 1979. Pero con los años y las inclemencias climáticas parte de sus muros cedieron,  y en 2010 se aprobó un proyecto de restauración del fuerte.

Archipiélago Juan Fernández

Las tres islas habían sido descubiertas el 22 de noviembre de 1574 por el navegante español Juan Fernández (1528-1599) al servicio de la Corona española y fue el primer europeo en pisar Nueva Zelanda. Un conjunto de islas ubicado en el Pacífico Sur en las coordenadas, 33° 38′ 29″ S 78° 50′ 28″ O, a 670 km al oeste de las costas desde Chile. Lo componen las islas Robinson Crusoe (antiguamente conocida como Más a Tierra), Alejandro Selkirk (Más Afuera), el islote Santa Clara, e islotes menores, administrativamente pertenece a la  provincia de Vaparaíso de la República de Chile. Tiene unos 900 habitantes. Algunas de la especies endémicas son el colibrí  picaflor rojo (Sephanoides fernandensis) una especie de ave apodiforme con dimorfismo sexual; el lobo marino, algunas especies de col arbórea (Dendroseris litoralis),  y de helechos.

La mayor de las islas que es la llamada Robinson Crusoe, según las cartas marinas después de 1966, que fue cuando se rebautizó este archipiélago, para atracción turística de alto poder adquisitivo, en honor del protagonista de la novela titulada Robinson Crusoe publicada en 1719 del escritor inglés del siglo XVI, Daniel Defoe.

La novela es ficticia, aunque esté relatada en primera persona, y está basada en hechos reales del náufrago escocés Alexander Selkirk, que fue rescatado en 1709 por el barco Duke  tras pasar cuatro años y cuatro meses solo en Más a Tierra, a partir de donde Daniel Defoe (cuyo verdadero apellido era Foe, se añadió el De para parecer más aristocrático) construiría, con una trama sencilla y auténtica, un símbolo del colonialismo, del hombre perfecto y de la moral suprema. La historia del abandono de Selkirk es que discutió con el capitán del Cinque Ports, el cual lo castigó y lo dejó en la isla Más a Tierra (antiguo nombre de la isla Robinson Crusoe). Este barco se hundió después. Unos años después de haber sido Selkirk rescatado  se embarcó de nuevo en 1717 y moriría en 1721 con el grado de teniente a bordo del barco de la Armada británica Weymouthe.

Batería de San José en la isla Robinson Crusoe (Fuente: Wikipedia).

Es probable que Defoe también se inspirara en otro famoso náufrago, esta vez sería  el capitán español Pedro Serrano que en 1526 sobrevivió, junto con otro compañero, al naufragio de un patache (velero de dos palos) en un banco de arena en el mar Caribe, llamado actualmente Banco Serrano, en su honor, situado en la latitud 14º 20′ N y longitud 80º 25′ O, a 130 millas náuticas de las islas de San Andrés, en territorio colombiano. Finalmente, de los dos náufragos, tan sólo Pedro Serrano llegó a sobrevivir y ser rescatado en 1534, ocho años después del naufragio. El naufragio fue una auténtica odisea, ya que su alimentación consistía fundamentalmente en pájaros y peces, y bebiendo muy a menudo sangre de tortugas marinas como suplemento al agua, y de lluvias torrenciales que de vez en cuando podía recoger. El pescado crudo es una fuente de agua, que posee el pez en la linfa, paradójicamente lo que calma la sed es la sal. Una proporción del 20% de agua de mar con agua de lluvia es rica en minerales y suficiente para sobrevivir. Fue fundamental para Serrano y su compañero, utilizar caparazones de tortugas como depósito de agua de las tormentas tropicales.

Cuando ya llevaba tres años viviendo aislado en el banco de arena, recibió la visita de otro sobreviviente de otro naufragio, que había llegado hasta la orilla en un pequeño bote. Pedro Serrano y su nuevo acompañante vivieron aislados, en la más profunda soledad, durante los ocho años siguientes. El banco de arena ni siquiera estaba entonces situado en las cartas marinas.

La novela de Robinson Crusoe

Sin embargo, la novela Robinson Crusoe, en su primera edición de 1719, si bien usa experiencias de Selkirk, está ambientada en una isla ubicada cerca de la desembocadura del caudaloso río Orinoco, en el delta Amacuro, de 200 km de largo, en el que el río desemboca en el golfo de Paria, en Venezuela y en el Atlántico formando cientos de ramales, denominados caños, que cubren una zona de selva húmeda y bosques pantanosos. Es decir, que la novela se situaba en el Atlántico y no en el Pacífico, pero los intereses turísticos rebautizaron la isla de Más Afuera como Robinson Crusoe, en honor a la famosa obra literaria universal. Tiene 47,9 kilómetros cuadrados.

Isla Alexandre Selkies (Fuente: Wikipedia).

El hundimiento del crucero ligero alemán SMS Dresden

En la famosa bahía de Cumberland, frente al pueblo de San Juan Bautista en la isla Robinson Crusoe, es donde sucedió el hundimiento intencionado, por su capitán, del crucero ligero alemán SMS Dresden el 14 de marzo de 1915. Tras la batalla de las islas Malvinas (británicas) en el escenario de la I Guerra Mundial entre la escuadra británica y la germana, éstos fueron derrotados. El SMS Dresden, que forma parte de la escuadra germana junto al Leipzig, y gracias a sus turbinas de carbón, consiguió evadirse del fuego y pasar por el Estrecho de Magallanes al Pacífico hasta refugiarse en la bahía Cumberland de la isla Más a Tierra, sin carbón. Sin embargo, el Glasgow y el Cornwall se abalanzaron sobre el otro barco alemán, el Leipzig, más lento, y lo cañonearon ferozmente hasta incendiarlo. Aún en estas condiciones, el Leipzig logró disparar una vez al Glasgow y ocasionarle una baja en su tripulación, y acertó al Cornwall tres veces sin ocasionarle daños mayores.

Bahía de Cumberland (Fuente: Wikipedia).

El comandante alemán Lüdecke, izó la bandera de parlamento, y envió al oficial Canaris al HMS Glasgow a parlamentar, pero los británicos lo ignoraron y comenzaron a disparar sus cañones; y el SMS Dresden respondió con algunos disparos, para ganar tiempo, pero una batería de popa fue alcanzada muriendo siete tripulantes. Imposibilitado de escapar en la bahía de Cumberland, desembarcó a la tripulación y mandó hundir el Dresden haciendo explotar la santabárbara de proa (compartimento donde se guarda la pólvora en los navíos) para que no cayera en poder de los británicos, que eran las órdenes del alto mando de Tercer Reich tenía dadas. Además abrieron las válvulas de fondo, para luego lanzarse a nado para alcanzar la orilla donde fueron detenidos unos 800 hombres e internados por casi cuatro años en el penal de la isla chilena de Quiriquina en la bahía de Talcahuano. A pesar de la neutralidad de Chile durante la I Guerra Mundial.

Conclusión

Pienso que de vez en cuando viene bien recordar la historia del Imperio español, para no olvidar lo grande que fuimos y el valor de aquella raza de conquistadores.   

Sending
User Review
2 (1 vote)

Ramón Palmeral

Soy escritor con más de 40 libros publicados sobre temas diversos. Socio de Honor de Espejo de Alicante, socio del Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia, colaborador de la Fundación Cultural Miguel Hernández de Orihuela. Publico crónicas culturales y políticas con un sentido satírico desde hace más de veinte años, puesto que considero que la labor del ciudadano y de la prensa es la de fiscalizar al poder. Dirijo el portal Nuevo Impulso.net de arte, cultura y opinión. Mi correo: ramon.palmeral@gmail.com

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores