Balones a la olla

El coronavirus le salva la vida al Hércules

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Decir que el maldito coronavirus puede llegar a ser la solución o remedio para algo, más que una ironía, bien parece puro sarcasmo, incluso alcanzando tintes macabros. Pero paradojas de la vida, todo parece apuntar, que éste será el subterfugio o atajo por el que se zanjará, al menos de Segunda B para abajo, la liga de esta temporada 2019-2020, en el mal llamado en algunos casos «Fútbol no profesional «.

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, ha trasladado en las últimas horas una propuesta a sus homólogos de las diferentes territoriales, con una posible solución cargada de bondades y en la que apenas se hace daño a nadie, aparte de contentar y salir bien parados aquellos clubes que peor lo tenían.

El planteamiento que ya todo el mundo conoce pasa por zanjar la liga tal y como ha quedado, al menos en las partes baja de la tabla. Como si todo hubiese sido más o menos nulo. Esto provoca que no habrá ningún descenso de Segunda B a Tercera, ni de Tercera a Preferente, y así sucesivamente. Por lo que se refiere a la parte alta, aquellos que tenían opciones de subir, sí jugarán promociones a doble partido, o a uno solamente o según la fórmula que se determine, quizá concentrado todo en unas solas instalaciones. Y todos contentos, con algún que otro matiz o cabo suelto que falta atar. Lo que sí es evidente es que la medida afecta en positivo a la provincia, tanto a Hércules como Orihuela que, cuando se suspendió la competición por la pandemia, tenían billete a Tercera División pues ocupaban alguna de las cuatro últimas plazas de la clasificación.

El no bajar nadie y si haber opción de subir, puede dar la próxima temporada en Segunda B, un saldo de ochenta equipos que permanecen, más otros dieciocho que se incorporan. En este caso no vale aquello tan manido de «Antes de entrar dejen salir».

Esta circunstancia tendrá por tanto otra consecuencia, y es que los cuatro grupos ahora serán de veinticuatro o veinticinco equipos, o bien se especula con la posibilidad de crear un quinto grupo, y temporada tras temporada, en cuatro o cinco años haber vuelto a la situación original, después de haber ido regularizando el tema, año tras año, para ocasionar cuanto menos trauma mejor. Lo que sí parece claro es que la 2020-2021 la Segunda B será poco menos que el camarote de los Hermanos Marx.

Y después de tanto sufrir y estrujarnos la mente con el futuro que podía deparar al Hércules, en esta atípica y rocambolesca temporada que estábamos viviendo, donde nos vimos abocados a la cola y donde cada dos meses de promedio había un entrenador, ahora cabe preguntarse qué nos habría deparado el futuro, como habrían sido esas diez jornadas que restaban hasta el final.

El Hércules hasta la fecha dependía de sí mimo. ¿Se habría salvado jugando en el terreno de juego? ¿Se habría consumado el descenso por deméritos propios? ¿Habría sido Antonio Moreno el último elegido para el banquillo el hombre que lo hubiera podido lograr? Si todo se zanja según lo previsto, ya nunca lo sabremos, dentro de años y más años, se hablará o se contará y estará en las hemerotecas; que la temporada 2019-2020 fue la que el Hércules estuvo a punto de bajar, o pudo haber bajado a Tercera, y se salvó gracias al CORONAVIRUS. ¡Qué paradoja, qué contradicción!

Si vuelve a haber fútbol, y espero sea tan pronto como sea posible, ojalá esto quede en pesadilla y el Hércules en un futuro cercano haga mejor las cosas en lo deportivo.

Sending
User Review
2 (2 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores