Opinión

La “expedición” musical que Luis Ivars ha compuesto en honor a Balmis

“Cada cien años vuelvo por aquí” decía el actor Pedro Casablanc, encarnando nuevamente el papel de Francisco Javier Balmis; aunque esta vez no surcando mares camino de salvar miles de vidas, sino sobre el escenario del Auditorio de la Diputación de Alicante...

“Cada cien años vuelvo por aquí” decía el actor Pedro Casablanc, encarnando nuevamente el papel de Francisco Javier Balmis; aunque esta vez no surcando mares camino de salvar miles de vidas, sino sobre el escenario del Auditorio de la Diputación de Alicante. Casablanc interpretó a Balmis en la película “22 Ángeles”, dirigida por Miguel Bardem en 2016. Y esta noche de estreno, en que se celebra la Gala-Concierto Homenaje al Doctor Balmis, en el 200 aniversario de su muerte, suenan los magníficos acordes de la orquesta ADDA·Simfònica, bajo la dirección de Josep Vicent, interpretando la “Sinfonía del Nuevo Mundo” de Dvorak; llega Casablanc como Balmis a Alicante, la tierra del gran filántropo universal, para recordarnos la historia de entrega a la humanidad de la Real Expedición de la Vacuna.

Y será esta la noche, la del 4 de octubre de 2019, a partir de la que Balmis, y gracias a la música, se quedará para siempre entre los alicantinos. Así, 216 años más tarde del inicio de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna de Balmis, otra “Expedición Balmis”, la suite creada por el compositor alicantino Luis Ivars, se estrenaba en Alicante, interpretada por el propio compositor al piano; el coro “Musiquetos” del Colegio Maristas, con más de una treintena de voces experimentadas y de amplia tradición solidaria; y la maestría de Josep Vicent al frente de la orquesta ADDA·Simfònica. Una pieza musical con la fuerza del mar que la Real Expedición surcaba en busca de los lugares donde la viruela hacía estragos; la dureza de las dificultades en los más de 3 años de travesía; la alegría de veintidós niños correteando por la cubierta del navío “María Pita”; la rutina de los amaneceres y atardeceres; y la soledad de las grandes gestas, la de los hombres y la mujer que iban en esa nave humanitaria.

Balmis, por M. Bañuls.

Francisco Xavier de Balmis y Berenguer nació en Alicante en 1753 y falleció en 1819. Fue médico cirujano en la corte del rey Carlos IV, quien apoyó la iniciativa de la Real Expedición para que se pudiera vacunar de manera masiva a niños y mayores en todos los territorios que la Corona de España tenía en ultramar. El también botánico Balmis lideró esta Real Expedición Filantrópica de la Vacuna con la finalidad de transportar, instruir e implantar la medida preventiva por medio de la creación de Juntas de Vacunación en las posesiones españolas. Era la primera vez en la historia que se realizaba este tipo de acción humanitaria, que supuso el primer paso para la erradicación de la enfermedad de la viruela, como así fue confirmado en 1980 por la Organización Mundial de la Salud.

Esta gran expedición de salud pública, la más extraordinaria de la historia, comenzó en 1803 y se extendió hasta 1806; partió del Puerto de La Coruña con 37 tripulantes, entre los que estaban los 22 niños que permitirían transportar y mantener el fluído de la vacuna de la viruela en perfecto estado de conservación, pasando cada cierto tiempo la vacuna de un niño a otro a través del contacto de las heridas, gracias a la idea revolucionaria de Balmis.

Para finalizar el acto, el público del ADDA, al completo y muy agradecido, se levantó emocionado para rendir homenaje a Francisco Xavier de Balmis y Berenguer, y a todos los participantes en esta grandiosa Gala.

Rotary Club Internacional y Proyecto Balmis de becas a niños

Muestra del Rotary Internacional en el ADDA.

En la entrada del ADDA estaba dispuesta la exposición sobre la enfermedad de la polio y los avances que se han ido consiguiendo hasta ahora gracias al Rotary Internacional desde el año 1985 en que comenzaron con esta otra gran expedición. La polio es una enfermedad incurable, aunque puede prevenirse gracias a la vacunación. Desde que Rotary Club Internacional implantó su Programa Polio Plus de Rotary, las cifras de casos han mejorado de manera notable y esperanzada.

También había un estand de la organización no gubernamental Guaguacuna, palabra que significa niños en quechua y que fundó Aída Crespo, otra alicantina solidaria que cruzó el Atlántico para construir en las comunidades indígenas de Otavalo (Ecuador) escuelas, guarderías y comedores. A esta ONG es a quien Luis Ivars cede parte de los beneficios recaudados por su composición para la película “22 Ángeles”.

Filantropía, solidaridad, Arte, entrega y esperanza; calificativos que definen cada uno de los movimientos y acordes de esta Gala-Concierto Homenaje al Doctor Balmis, de sus preparativos y del camino que queda por recorrer.

Sending
User Review
5 (1 vote)

Elvira Rodríguez

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores