Reportajes

Anglicismos sin causa

Campaña de publicidad de una hamburguesa donde se mezclan el inglés con el español.
Campaña de publicidad de una hamburguesa donde se mezclan el inglés con el español.

Aunque la cosa viene de bastante atrás, el uso de anglicismos en la publicidad española está llegando a unos niveles desorbitados, o cuando menos preocupantes. Así lo han puesto de manifiesto, entre otros, la RAE y la recientemente creada Academia de la Publicidad española. Enrique Yarza, secretario general de la AP, ha presentado un estudio realizado en colaboración con la UCM sobre el tema titulado «El inglés en la publicidad: ejemplos del uso excesivo del inglés en los anuncios en España».

Del mismo se desprende que si en el año 2003 las marcas en las que aparecía el inglés en su publicidad no llegaban a treinta, con mayor presencia de los sectores relacionados con la automoción, la belleza y la moda, en 2015 esa cifra se multiplicó hasta llegar a trescientas veintidós marcas, que abarcan casi todos los sectores: transportes, finanzas, decoración, ocio, cultura…  

 

 

Observo a menudo la ingente cantidad de anuncios de publicidad exterior que pueblan nuestras ciudades en sus mil y un formatos, como vallas, rótulos, carteles, mobiliario urbano, etc…y recuerdo claramente que hace menos de diez años, en todo caso, los anglicismos estaban presentes casi exclusivamente en los eslóganes y en todo caso en la rúbrica, junto al logotipo de la marca. Y era poco frecuente verlos, siendo expresiones muy básicas o funcionales, pero que llamaban poderosamente la atención al transeúnte precisamente por eso, por estar en inglés.  Hoy en día lo raro es casi no encontrar expresiones anglófilas en los anuncios, incluso en los de pequeños comercios o empresas locales, incluyendo su marca verbal, es decir, su denominación comercial. Tiene su explicación, cada vez nos visitan más turistas o residentes y hay que venderles la lavadora, claro, pero aún así…

Los defensores acérrimos del inglés a toda costa esgrimirán sus razones a favor de esta invasión sin cuartel. Y también muchos consumidores, jóvenes o no tanto, fascinados por la sonoridad del argot anglosajón como advertising, film, followers, social media, planner, copy, timing, training camp, etc. etc., quizás sin darse cuenta o sin pararse a pensar que nos están usurpando uno de nuestros valores más sagrados, la lengua, y a través de ella, también parte de nuestra identidad lingüística y cultural. Nuestra lengua madre tiene también mucho que decir, además de poseer un sobradísimo léxico para hacer frente a la invasión. Y si no queremos acabar hablando entre nosotros mismos dentro de nuestro propio país en un inglés de bajo contexto o en spanglish, deberíamos ser muy conscientes de ello. Porque la publicidad es punta de lanza y por ahí se empieza.

Se me ocurre así pensar… más nos valdría que las marcas que hacen tanta publicidad en España y fuera de ella, se preocuparán por hacer más campañas de publicidad con causa en vez de utilizar tantos anglicismos sin causa. 

 

Sending
User Review
0 (0 votes)

Alberto Pinillos

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores