Sin categoría

AL PASO / Ximo Puig y Mónica Oltra no necesitan puentes

Momento previo a una reunión entre Ximo Puig y Mònica Oltra. Foto: gva.es
Momento previo a una reunión entre Ximo Puig y Mònica Oltra. Foto: gva.es

RAMÓN GÓMEZ CARRIÓN

No me parece mal ni bien que Ximo Puig adelante las elecciones autonómicas. Tiene ese poder y lo utiliza, se supone que hábilmente para los intereses de su partido y los suyos propios que deben ser coincidentes. Los socios de gobierno, con Oltra a la cabeza, están dolidos porque el presidente del Consell no ha consultado con ellos la decisión de avanzar los comicios. Las encuestas que maneja el PSOE le son favorables, mientras que pintan bastos para Compromís y Podemos hasta el punto de que muchos vaticinan la imposibilidad del repetir el Pacto del Botànic y la posible gobernanza a la andaluza en Valencia con PP, Cs y Vox aliados.

Momento previo a una reunión entre Ximo Puig y Mònica Oltra. Foto: gva.esHasta el 28 de abril faltan muchos días y nadie da por seguro nada, ni a nivel nacional, con un Sánchez al que sus aliados de moción de censura pueden hacer mucho daño, ni a escala autonómica, pese al optimismo innato de Puig, solo superado por el del inquilino de la Moncloa. Puig no era de la partida de Sánchez cuando éste era casi un proscrito socialista, pero cuando las tornas cambiaron y el sanchismo sustituyó al PSOE socialdemócrata, aliándose con podemos e independentistas varios, el camaleónico Puig se arrima a los vientos sanchistas que le parece soplan a favor.

Puig y Oltra no es que hayan roto el idilio que nunca fue tal, sino que, cuando se trata de captar votos, piensan que cada cual ha de jugar las cartas como más le conviene. Se han enfadado un poco, pero las relaciones no se han roto. Ximo Puig lo expresa de esta manera: “No hacen falta puentes con Oltra”. Es toda una declaración de amor. No habrá divorcio. La reconciliación, tras este incidente electoralista, llegará el día después de la votación si las urnas les son propicias. Y si no, pelillos a la mar. Puig acaso estaría dispuesto a matrimoniar con Ciudadanos, creo, pero nunca con el PP. No es que sea bisexual político; es que lleva lo de la igualdad a extremos sublimes. Con tal de ser presidente lo mismo le daría Compromís que Ciudadanos. Fuera discriminaciones.

El PSOE se proclama como un partido constitucionalista. ¿Cómo justifica Sánchez su alianza con comunistas de Unidos-Podemos y con independentistas? ¿Como defiende Puig sus acuerdos con Compromís y Podemos, ambos anticonstitucionalistas? No lo aclaran porque no les interesa.

¿Por qué Puig deja hacer al conseller de Educación, Vicent Marzà, lo que le viene en gana a Compromís sobre la ‘anormalización’ del castellano? ¿Por qué hace la vista gorda ante el permanente ataque al castellano de Marzá en lugar de fomentar la convivencia pacífica de las dos lenguas oficiales de la Generalitat? “No hay conflicto lingüistico; quieren dividir para arrapar votos”, acaba de pontificar Puig en una entrevista. Acusa al centro y a la derecha de querer ‘arañar’ votos con el tema de las lenguas cooficiales. Falso. Quien envenena el discurso de las dos lenguas es el Compromís de Oltra, Marzá y el alcalde de Valencia, Joan Ribó, todos ellos ‘compromisarios’ pancatalanistas confabulados para apoyar las tesis separatistas de los independentistas catalanes a los que no cesan de apoyar. Un ejemplo de ridiculez lingüística de Marzá es que los carteles anunciando espectáculos en el Teatre Arniches de Alicante (que debería denominarse Teatro Arniches, pues el famoso autor alicantino escribió en castellano-madrileño y no en valenciano) utilizan correctamente el valenciano cuando las obras se representan en valenciano. Pero no hay razón alguna para que cuando el espectáculo es en castellano, el cartel lo anuncie como ‘espectacle en castellá’.

Se acaba la legislatura anticipadamente y tanto Puig como Oltra se deshacen en autofelicitaciones por lo bien que lo ha hecho el Consell que presiden y vicepresiden. Pero se van con una espinita clavada en el corazón: no lograron que Sánchez financiara o prometiera financiar más y mejor a la Comunitat Valenciana. Pero ya anuncian que, si renovaran el pacto para gobernar tras las elecciones, se va a enterar Sánchez, si vuelve a gobernar, de lo que cuesta un peine. Que se vaya preparando. Aunque mejor sería que no.

Sending
User Review
0 (0 votes)

admin

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores