Al paso

Pedro Sánchez el involutivo, su insubordinado Iceta y el bobo Obrador

De izquierda a derecha, Pedro Sánchez, Miquel Iceta y Manuel López Obrador.
De izquierda a derecha, Pedro Sánchez, Miquel Iceta y Manuel López Obrador.

Este meritorio aunque no merecido, admirable aunque no admirado y sorpresivo aunque no sorprendente presidente en funciones de España, Pedro Sánchez anda por ahí predicando que él es la garantía de una democracia moderna porque todos los partidos de derechas son portadores de una lacra común: la involución. ¿Y qué es la involución? Tiene que ser, aunque no lo explica, la vuelta al franquismo, al régimen dictatorial de Franco, al que él y sus acólitos se empeñan en resucitar. Sánchez agita el fantasma del franquismo sin darse cuenta de que ese es su proceso involutivo.

De izquierda a derecha, Pedro Sánchez, Miquel Iceta y Manuel López Obrador.Habíamos superado el trauma de las dos Españas por las que lloraba versos Antonio Machado y viene el involutivo Sánchez para resucitarlas. Para ese viaje no hacía falta el que realizó él recientemente a la tumba del eximio poeta en Colliure. El ‘malo’ de Sánchez (lo de ‘bueno’ no la cuadra) insiste una y otra vez en revivir la guerra civil, pero sólo para resaltar los crímenes del bando franquista y nunca para condenar los crímenes en la zona republicana sobre todo a partir de 1936 con el Frente Popular. La memoria histórica sólo se usa para abrir heridas que otros socialistas anteriores a Zapatero y Sánchez cerraron (y cerraron bien) para dedicarse a construir un futuro de hermandad, igualdad y libertad.

Lo peor de Sánchez, con todo, no es su tendencioso memorialismo anti-histórico heredado de ZP, sino su incapacidad para controlar su partido en Cataluña, un PSC que con Miquel Iceta hace de su capa un sayo y alimenta el fuego del independentismo de manera alarmante. ¿Se puede tolerar que pida Iceta más autogobierno para los independentistas en lugar de quitar a todas las autonomías las competencias en Educación cuando menos? ¿Acaso ignoran Iceta y Sánchez lo que sabe todo el mundo en España, que, de seguir educando en los centros docentes catalanes en el odio a España, a la vuelta de unos años se incrementará más y más el número de independentistas? Iceta modificaría la Constitución para hacer de España un Estado Federal, algo que por lo visto no desagrada a Sánchez. Creen absurdamente que con eso acabarían con el independentismo catalán.

Precisamente por la confusión de la hora política actual es por lo que serán trascendentales los resultados de las elecciones generales dentro de un mes. El PSOE sanchista zapaterista no es de fiar como sí lo fue (y ya lo he dicho en otras ocasiones) el de Felipe González y Alfonso Guerra. Ellos tenían una visión de futuro para España, no de pasado, pecado en el que ha caído ese bobo solemne que es el nuevo presidente de Méjico, que nos sale con una patochada histórica exigiendo al Rey de España y al Papa que pidan perdón por el Descubrimiento de América y en especial por la conquista de Méjico y la evangelización de los indios todos, no sólo los aztecas. Este gran genio (ridículo manipulador) lleva nombre y apellidos tan amerindios como Andrés Manuel López Obrador.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores