Al paso

Europa y el Papa Francisco

El Papa Francisco y los dirigentes de la UE en el Vaticano. Foto: Servizio fotografico l´Osservatore Romano
El Papa Francisco y los dirigentes de la UE en el Vaticano. Foto: Servizio fotografico l´Osservatore Romano

La tercera guerra mundial está en marcha y la han declarado organizaciones islamistas extremistas que, a juicio de algunos intelectuales europeos, tienen apoyos más o menos ocultos de ciertos países árabes que verían con buenos ojos el declive de Occidente. Europa es el primer objetivo de los yihadistas y de quienes los respaldan construyéndoles mezquitas y otros lugares de culto. Pero también Estados Unidos está en su punto de mira como máximo representante de los valores occidentales en el continente americano.

El yihadismo ataca también a los valores de Occidente en países de Oriente Medio y en africanos mayoritariamente musulmanes, masacrando a las comunidades cristianas de forma incesante. Pero la extrema izquierda española, la de Podemos, no se adhiere al pacto antiterrorista que los demás partidos firmaron porque siempre guardan en la recámara un respeto (miedo) a los extremistas de Alá, mientras persiguen a la Iglesia Católica de manera permanente y la insultan siempre que pueden (y pueden siempre) generalmente de forma zafia.

Se van a enterar los podemitas anticatólicos (los que sólo elogian al Papa Francisco cuando dice algo que coincide con alguno de sus principios comunistas), se van a enterar, digo, de lo que vale un peine si algún día llegan a gobernar en España los islamistas. En Francia gobernarán dentro de seis años, aunque sólo en la ficción de la novela ‘Sumisión’, del escritor Michel Huellebecq, que se anticipa en muchos años a lo que podría suceder si prosigue la llegada masiva de inmigrantes procedentes de países musulmanes.

Los valores de Occidente tienen mucho que ver con el presente y el futuro de la UEHay muchos millones de islamistas en Francia, muchos de ellos nacidos ciudadanos franceses. No hace falta ser de extrema derecha para analizar con frialdad los datos estadísticos. En España viven casi dos millones de islamistas (1.887.906) de los que 300.000 son inmigrantes de los últimos cinco años. El problema de los inmigrantes se complica con la llegada de refugiados procedentes de países islamistas. Todo el mundo sabe que el problema de inmigrantes y refugiados no se resuelve abriendo de par en par las puertas de Europa, sino trabajando por la paz acabando con los yihadistas y terminando con las guerras que asolan el Oriente Próximo y Medio y las de algunos países africanos. Hay que ayudar al desarrollo de esos países.

Para resolver problemas graves tiene que haber una Europa unida, una Unión Europea cada vez más fuerte en contra de los criterios de la extrema derecha y de la extrema izquierda, curiosamente unidos para romper la UE, que es y debe seguir siendo garantía de paz internacional, en defensa de los valores de Occidente, los cuales coinciden con los valores cristianos, como ha dicho el Papa Francisco a los presidentes y primeros ministros de la Unión Europea hace unos días en Roma. Esos valores tienen mucho que ver con el presente y el futuro de la UE.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores