Al paso

Echávarri no es el Ayuntamiento

El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, en las dependencias municipales. Foto: JOAQUÍN P. REINA
El alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri, en las dependencias municipales. Foto: JOAQUÍN P. REINA

No esperaba yo de un jurista con experiencia, como es Gabriel Echávarri, que confundiera el Ayuntamiento de Alicante con el equipo de gobierno de la ciudad por él encabezado. Todos los concejales y no sólo los del equipo de gobierno representan a los ciudadanos, y cuado los gobernantes se equivocan o cometen una ilegalidad son ellos los responsables y deben asumir las consecuencias sin esquivarse en el pueblo, en el conjunto de los alicantinos, que no se equivocan cuando lo hacen sus regidores.

Viene esto a cuento tras la reacción de Echávarri ante la decisión de una jueza que da la razón a tres grandes superficies a las que el alcalde prohibió abrir domingos y festivos mientras sí podían tener sus puertas de par en par El Corte Inglés y otros comercios del centro de Alicante con los que llegó a un acuerdo el máximo regidor y concejal de Comercio a la vez. Aunque Echávarri no tiene muy claro si abrirán ya los centros Puerta del Mar, Gran Vía y Puerta de Alicante, en el caso de que lo hagan inmediatamente, el alcalde ha instado a todos los alicantinos a que no acudan a esos centros comerciales por llevar la contraria al tripartito municipal, “por haber sentado en el banquillo al Ayuntamiento”.

La soberanía municipal recae en todos los alicantinosEl gran  fallo de Echávarri, a mi juicio, es confundir al tripartito que gobierna (es un decir, pues se pelean más que perros y gatos) con el Ayuntamiento. Los centros comerciales no llevan al Ayuntamiento a los tribunales, sino a los que gobiernan en el consistorio y muy legítimamente por cierto de acuerdo con los resultados electorales y el pacto que llevó al PSOE a la alcaldía con el apoyo de Guanyar y de Compromís.

Gobiernen en buena hora los aliados, pero no confundan a los alicantinos todos de buena voluntad y amantes de las leyes, sin las que no hay democracia posible. Si la legalidad vigente le da la razón a esas grandes superficies, a Echávarri no le queda más remedio que aceptar la ‘dura lex sed lex’ mientras no se cambie o mientras instancias judiciales superiores confirmen la decisión de la jueza en caso de que pueda recurrirse y los del tripartito recurran.

Lo que no está ni medio bien es, ante un supuesto fallo del equipo de gobierno municipal que preside, hacer un llamamiento a los ciudadanos para que boicoteen a unas grandes superficies comerciales, a las que parece negarles el derecho a defender sus intereses. No confunda Echávarri a los concejales con el Ayuntamiento, como no hay que confundir la Generalitat Valenciana con el Consell y sus consellers, ni el Estado español con el Gobierno de España y sus ministros. Los concejales pasan, como los consellers y los ministros, pero los ayuntamientos, la Generalitat y el Estado permanecen.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores