Al paso

Contra las calles franquistas

Nombre de la calle Coronel Chapuli de Alicante, una de las cambiadas por franquista. Foto: REDACCION HdL
Nombre de la calle Coronel Chapuli de Alicante, una de las cambiadas por franquista. Foto: REDACCION HdL

Un modelo de ciudad se construye con algo más que el cambio de nombre de 46 calles franquistas. Los tres partidos de izquierdas (izquierda moderada del PSOE e izquierda extremista de Guayar y Compromís) llevan varios meses dando vueltas a este problema menor y no le ha metido el diente a lo que verdaderamente importa. Porque, tras años y años en la oposición o incluso fuera del consistorio algunos, acusando al PP de no tener un modelo de ciudad y de confeccionar un nuevo Plan de Urbanismo para destrozarla de cara al futuro, suman dos años de gobierno (o desgobierno y constantes trifulcas) y del nuevo modelo de ciudad no hay el menor signo.

Podría decirse que el tripartito de Alicante no tiene un programa de gobierno todavía y de eso no pueden culpar a la oposición del PP y Ciudadanos. ¿O acaso consideran que cambiar rótulos a unas calles es suficiente bagaje para dar cuentas a la ciudadanía de su gestión? Por si no fuera bastante triste el vacío de proyectos a ejecutar, se niegan a entonar el mea culpa en el embrollo de las calles franquistas. ¿Quién quiere calles franquistas? Nadie, ni el tripartito, ni el PP, ni Ciudadanos. Ni yo, ni el lucero del alba.

El tripartito sabe que sustituyó los rótulos ilegalmente: que mientras la Justicia no se pronunciara sobre el recurso presentado por el PP no se debían tocar los nombres antiguos; que de las rotulaciones consideradas franquistas, dos no lo eran, la de Calvo Sotelo y la del general Miguel Primo de Rivera, ninguno de los cuales vivía al comenzar la Guerra Civil.

¿Qué prisa tenía el tripartito en cambiar unas calles que llevaban ahí más de cuarenta años incluidos los dieciséis en que gobernó el PSOE con José Luis Lassaletta (12) y Ángel Luna (4)? El PP estaba en su derecho de recurrir ante los jueces un acuerdo tomado en Junta de Gobierno cuando cree que debió tratarse en un Pleno con intervención de la oposición. Nada que objetar. Puede que la Justicia decida que lleva razón el tripartito y puede que obligue a pasar el asunto por el Pleno atendiendo el recurso. Y pudiera ser que incluso volviendo las calles al Pleno saliera triunfante la tesis del tripartito y se llevara a cabo el cambio de rótulos. Enhorabuena en ese caso a PSOE, Guanyar y Compromís, lo que no justificaría, en absoluto, sus acusaciones de franquismo al PP y menos lo de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, diciendo que el PP prefiere los nazis a la democracia. Los populares la pueden llevar, con razón, a los tribunales. Oltra vuelve a ser la bocazas de cuando estaba en la oposición.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores