Al paso

Botellón, asignatura universal

Asistentes a una fiesta de botellón en la UA.

Buenos tiempos llegan para la educación y para la cultura en general de la provincia. Dos acontecimientos se anunciaban estos días, la creación de la Facultad de Medicina en la Universidad de Alicante (UA) para el curso 2018-2019 y la institucionalización de los macrobotellones a partir de ya y con periodicidad semanal según parece.

Y si la llegada de la nueva Facultad de Medicina recuerda obligatoriamente que viene a reparar la injusticia cometida por el expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana cuando se la quitó a la UA para dársela a la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche, de nueva creación, ahora se instauran unos macrobotellones que hermanarán a ambos centros de estudios superiores y los lanzarán más si cabe hacia la tan deseada excelencia universitaria.

Con el prefijo "macro" se trata de hermanar la UMH y la UAHabía carteles por todo Alicante (ensuciando el mobiliario urbano, se supone que ilegalmente) que anunciaban, bajo el eslogan «Vive los viernes», un macrobotellón para el pasado viernes 10 de febrero para celebrar el «fin exámenes UMH», no exámenes fin de curso sino semestrales o cuatrimestrales, qué más les da. El caso es fomentar la cultura, la cultura del botellón a lo largo de todo un día cada semana, un hito para el consumo de alcohol por jóvenes universitarios, la esperanza del futuro mejor, los mismos que las madrugadas de los jueves, viernes y sábados hacen prácticas botelloneras para doctorarse en borracheras.

Mientras que los ayuntamientos de Elche y Alicante se vienen mostrando incapaces de acometer iniciativas conjuntas que generen beneficios de todo tipo para ambos municipios, los universitarios de la UMH y de la UA han encontrado en los macrobotellones la solución a los problemas de desconexión que pudieran enturbiar las relaciones entre las dos universidades. Incluso podrían llegar a acuerdos para complementar esos magnos botellones abriendo caminos para intercambiar estudiantes las madrugadas de jueves, viernes y sábados.

El hermanamiento universitario suena bien entre dos municipios que tienen una historia de desencuentros varios, sobre todo en lo futbolístico. Por algo se empieza. Bienvenidos los macrobotellones de los estudiantes ilicitanos y capitalinos si con ellos se inicia el camino hacia otras altas metas comunes. No más altas que fomentar el alcoholismo, pero quién sabe hasta dónde puede llegarse. Lo que no consiguen los políticos, el área metropolitana Alicante-Elche, pueden lograrlo los universitarios a través del alcohol. ¡Aleluya!

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores