Al paso

A Podemos le molestan los mayores

Cartel electoral de Podemos en las pasadas elecciones del 26J. Foto: PODEMOS
Cartel electoral de Podemos en las pasadas elecciones del 26J. Foto: PODEMOS

Los dirigentes de Podemos están convencidos de que los mayores de 45 años votan mayoritariamente al PP, a Ciudadanos y al PSOE y de que cuanto más avanzada es la edad del votante más se decanta por el Partido Popular. Ignoro si esa creencia responde a estudios estadísticos serios o es una simple conjetura para justificar el millón de votos que perdieron de diciembre de 2.015 a junio de 2.016. De todos modos lo que resulta intolerable es el desprecio de los podemitas hacia las personas mayores y el absurdo intento de modificar la edad para tener derecho al voto.

Los comunistas de Podemos querrían rebajar a los 16 años la edad para poder votar, deseo que comparten algunos dirigentes socialistas en un claro intento de infantilizar las elecciones. Los cantos de sirena de la izquierda pueden seducir a unos adolescentes que carecen de la formación y experiencia necesarias para poder decidir sobre algo tan importante, tan decisivo para un país, como el resultado electoral. Lo peor del PSOE es que con Pedro Sánchez ha perdido la esencia socialdemócrata y no parece que Susana Díaz vaya a ser capaz (ojalá me equivoque) de convencer a la mayoría de sus militantes de que intentar competir con los comunistas podemitas, engañando a los jóvenes, es un suicidio para el partido de Pablo Iglesias (no confundir con el Pablo de la coleta y el dictatorialismo estalinista) y un desastre para España.

La izquierda pretende rebajar a los 16 años la edad para poder votarA lo largo de la historia ha habido muchas formas de gobierno para el pueblo incluso sin contar con el pueblo. Democracia perfecta no la hubo ni en Grecia, ni en Roma ni en la Revolución Francesa y mucho menos en la Revolución Rusa que cumple este año su primer centenario bajo una enorme lápida, eso sí con Lenin momificado y añorado por Iglesias y lo que queda de Errejón. No podemos añorar el tiempo en que los pueblos eran gobernados por los consejos de ancianos. Pero no podemos caer en el error de dejar que sean los jóvenes quienes tomen el poder y decidan el futuro de los pueblos, el de este pueblo español al que quieren dividir los extremistas e independentistas con el cacareado y necio ‘derecho a decidir’.

Promueven la desintegración de España y la descomposición de la Unión Europea como puntos fundamentales de un programa de gobierno cuando son dos ejes clarísimos de desgobierno y de enfrentamiento entre las distintas regiones de España y entre los diferentes países europeos. El pueblo unido jamás será vencido, pero España desunida no sería nada, como romper la UE implicaría el riesgo de volver a los enfrentamientos armados (o desarmados) de épocas pasadas y no tan lejanas.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ramón Gómez Carrión

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores