Balones a la olla

Al Hércules le toca la pedrea

Fuente: Hércules de Alicante Club de Fútbol.

Ya era hora, después de dos meses, y coincidiendo con el 22 de diciembre, día del sorteo especial de Navidad, el Hércules volvió a ganar. Lo hizo a domicilio, frente a uno de los gallitos del grupo, el Gimnàstic de Tarragona, eso sí en horas bajas también. Ganó el Hércules con autoridad, con solvencia y en los minutos finales hasta con desahogo, incluso nos pudieron birlar un penalti sobre Carlos Martínez. Eso sí la cosa empezó a remolque como siempre y nos temíamos lo peor, pero los de Vicente Mir se repusieron y fueron de menos a más.

Tarragona 0 – Hércules 2

En otra temporada, en otras circunstancias y estando ambos contendientes en la zona alta de la clasificación, hubiésemos hablado de premio gordo y no de pedrea. En cualquier caso el triunfo de ayer tiene mucho valor. Se consigue en un campo de equipo que ha militado tanto en Segunda A como en Primera División; estaba configurado para ser uno de los líderes del grupo y candidato al ascenso, supone una verdadera inyección anímica en cuanto a moral y autoestima se refiere, y además de todo eso permite que un rival directo no se nos escape. La cosa era tan grave que de haber vencido ellos habrían sumado veinte puntos, y nos habrían dejado con trece. Ahora nosotros tenemos dieciséis y ellos siguen con diecisiete. Como estará el tema por allí que al final del partido la gente coreaba: DIRECTIVA DIMISIÓN. ¿Les suena de algo la cantinela? Y es que al parecer en todas las casas cuecen habas, que reza el refrán.

Entre lesiones y sanciones, conformó Mir el equipo como pudo, armando un centro de campo bien poblado, y dejando por delante a Carlos y Moha, pero la verdad es que no lo pasó bien el Hércules los primeros treinta minutos.

Ya en el minuto diez, una jugada de estrategia al sacar una falta, le quedó franca a Pereira y se tuvo que emplear a fondo Falcón, evitando el gol. De nuevo aviso en el dieciocho, un centro chut de Bonilla casi se convierte en gol directamente. Todo ello sumado a que el dominio sólo era local. Pero en el treinta y seis al borde de la primera parte, la primera alegría. Nani, quizá el mejor del partido en defensa y ataque, centra desde su banda y Borja sin dejarla caer, tal y como viene la empalma a la red con potencia, entrando por todo lo alto sin llegar a rozar el larguero. Nada pudo hacer el portero tarraconense y con ese resultado y relajo se fue el Hércules al descanso. Aunque pudo ser más amplio porque hubo hasta dos ocasiones. Primero un gran disparo de Nani, que el portero despejó y tras el rechace el posible penalti a Carlos por agarrón que el árbitro no quiso ver y en segundo lugar otro centro en largo a la derecha, al que no llegó ningún herculano, con el portero solo.

No es que en la segunda parte fuera todo coser y cantar, ni mucho menos, hubo su laboriosidad y su trabajo, pero el Hércules tuvo otro empaque, otra seguridad y más carácter y personalidad que en otras ocasiones, eso sumado a la ansiedad del Tarragona, al que le hizo mucho daño el gol encajado. En el sesenta hubo un apuro para el Hércules con parada de Falcón, y en el setenta y cinco otra ocasión para haber sentenciado, cuando Carlos la echó fuera por poco. A raíz de ahí un nuevo gol que no subió al marcador, el remate de cabeza no fue valido porque el colegiado gallego que nos tocó en suerte, decidió pitar fuera de juego. Dudoso no más que dudoso, en Primera o Segunda División con seguridad hubiera sido jugada para analizar en el VAR, y además de las complicadas. Se marchó Carlos lesionado por un golpe en esa acción y entró Alfaro. A dos minutos del final, el portero Bernabé desbarató otra del Hércules. Siete minutos de añadido entre unas cosas y otras y en ese tiempo llegaría la sentencia definitiva para los de Tarragona. Cuando más volcados estaban en el área rival llegó una contra, el balón fue a parar a un defensa, Rulo, que había salido en esa segunda parte y se incorporó al ataque. El cero a dos definitivo fue un gol más de extremo izquierdo que de lateral. Dribló con elegancia a su par dejándolo sentado, se pasó el balón a la derecha y con el exterior del pie dándole rosca o efecto al balón batió al portero, que nada pudo hacer. Un gol estético y bonito que supuso el sosiego total para un Hércules que ahí ya se lo creyó. Rulo dio tres volteretas sobre sí mismo al estilo Hugo Sánchez. Las piruetas no eran para menos.

Ahora vacaciones navideñas, incorporación al trabajo antes de fin de año y el nuevo enfrentamiento ya será en el nuevo año. El domingo cinco de enero y ya en casa, partido frente al conjunto aragonés del Ejea. Se trata de otro de los rivales de la parte baja de la tabla. El Hércules debe hacer bueno este triunfo y ligarlo con muchos más, para salir de donde estamos no queda otra que ganar y ganar. Y a todo ello esperando la anunciada revolución del mercado de invierno. Unos dicen gran revolución, otras lo llaman pequeña revolución, otros retoques y hay quien le llama ajustes. Veremos en qué queda todo, como siempre dependerá del dinero que se quiera o se pueda gastar, asumiendo que a los que se les de la baja no obstante, se les debe respetar el contrato si no se les coloca en otra parte.

Sea como fuere, los polvorones y mantecados este año van a saber agridulces, aunque peor hubiera sido de haber perdido ayer. Al menos hubo PEDREA.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Ferrándiz

Se puede ser de equipos muy grandes, muy famosos, ganadores de muchos títulos, pero nosotros somos del Hércules. Modestia y orgullo pueden ir de la mano. En nuestro corazón habita ese pálpito blanquiazul. Sentimos al Hércules, como sentimos la Explanada, el Postiguet o la Cara del Moro. Macho Hércules.

Comentar

Click here to post a comment

*

code

Patrocinadores

Top Colaboradores