Opinión

Agua y fuego

Aprendí en la Escuela Sindical de Banca y Bolsa, aquella que estaba situada en el pasaje Amérigo, donde hoy se emplaza un magnífico hotel, que el agua es un “bien económico”, especialmente -recuerdo- si se trata de un recurso limitado...

Aprendí en la Escuela Sindical de Banca y Bolsa, aquella que estaba situada en el pasaje Amérigo, donde hoy se emplaza un magnífico hotel, que el agua es un “bien económico”, especialmente -recuerdo- si se trata de un recurso limitado. De esto hará casi cincuenta años y aunque no he logrado rescatar de mi memoria quien era el “profe” si he podido confirmar, en Google, que no era un concepto ideado por mi magín. Al teclearlo, me he encontrado con más de 100 millones de “entradas”. Es, por tanto, un hecho aceptado.

Todos los ciudadanos, sin  necesidad de llegar a conocer y/o aceptar esta definición lo saben bien, porque asumen periódicamente la factura del agua que se les suministra a sus viviendas. Y más aún: los que la necesitan como un suministro más para el desarrollo de su actividad profesional, por ejemplo los agricultores. Especialmente aquellos que no tienen acceso a ella cuando les conviene, o en la cantidad que precisan, o en la calidad adecuada, o, simplemente, a un coste asumible. Mucho se sabe de agua en la provincia de Alicante, donde muchos de los que la precisan suelen derramar lágrimas de rabia cuando se les niega de una u otra manera.

Con la descarga de la DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos), vuelven a emerger viejos lamentos: que si se tenía que haber hecho un desvío del Segura -un bypass lo han definido- por Orihuela, que si se debe aclarar quienes son los responsables de mantener sus márgenes en las debidas condiciones (al parecer las responsabilidades se las reparten entre la Confederación Hidrográfica, los Ayuntamientos y las dos autonomías), que si la culpa es de haber construido donde no se debía…, el caso es que -diario Información, 18/09/19-  el agua que se ha ido a donde vino, esto es al mar, ha equivalido a siete años de trasvases. Agua perdida, que de haberse podido almacenar aunque fuera sólo en una mínima parte -recordemos, un “bien económico”- hubiera podido producir una enorme riqueza, sin contar que habría que añadir las “no pérdidas” en bienes destrozados y las humanas, mas difíciles de tasar.

Incencio en Beneixama (verano 20019) (Fotografía: Álex Álvarez, Levante-emv-com)

Y el fuego. Desde que el hombre lo descubriera -dicho en genérico, quizás fuera una mujer- constituye una energía sin la cual hoy seríamos todavía neandertales. Pero tan básico e imprescindible fuera como crearlo a medida de la necesidad de contar su calor como de aprender a dominarlo para evitar su devastador desarrollo

Es verdad que esta provincia no lo sufre tanto como otras. Sin embargo, lo hemos tenido en los últimos meses los de Beneixama, Pinoso y Monóvar, y en anteriores en la Marina Alta, con cierta frecuencia. Todos los responsables miran hacia otro lado, y aquí también bullen las excusas: ya no hay rebaños que “limpien”, nadie se ocupa de hacer prevención, es cosa de pirómanos…

Sólo conozco una situación alegre y divertida en la que el fuego y el agua coincidan con la gente derredor de gente, en actitud positiva: la “bañá”, al arder la “foguera” y al pedir a los bomberos que la rocían para evitar males mayores que dirijan sus mangueras al público. Pero esta maldita “bañá” que ha sufrido la Vega Baja no es aplaudible, ni jovial, ni festiva. Es mortal en muchos aspectos.

Buceando en la hemeroteca otros temas, casualmente me he tropezado con una noticia del 9/10/1969 en Información: Un auténtico pantano será construido en Foncalent. Para asegurar el abastecimiento de agua potable a Alicante durante muchos años”. Si lo hicieron, yo no lo conozco y no lo he encontrado cincuenta años después. Ya se sabe, los políticos de todos los tiempos son expertos en promesas y proyectos.

Solo espero que los habitantes desde Orihuela a Guardamar, pasando por Almoradí, Dolores, Redován, Pilar de la Horadada, Bigastro, Santa Pola…, no vuelvan sus angustias hacia el centro de la Comunidad, y se les ocurra, como hacen algunos impresentables en la noche de la “cremá”, gritar ante la inacción un insulto que me niego a reproducir.

Sending
User Review
0 (0 votes)

Toni Gil

Comentar

Click here to post a comment

Patrocinadores