sábado, 19 octubre 2019
La web de los periodistas


A entrenador nuevo, nueva derrota

El estreno de Jesús Muñoz, como técnico herculano, tenía lugar en Llagostera, desplazamiento de más de seiscientos kilómetros a tierras de la provincia de Gerona. Parece que ni a los tópicos puede agarrarse ya este equipo. A entrenador nuevo, no hubo victoria segura.

Autor: Ferrándiz . Categoría: Actualidad Balones a la olla N.º 145 . Fecha: 3 semanas ago . Etiquetas: Etiquetas: ,

El estreno de Jesús Muñoz, como técnico herculano, tenía lugar en Llagostera, desplazamiento de más de seiscientos kilómetros a tierras de la provincia de Gerona. Parece que ni a los tópicos puede agarrarse ya este equipo. A entrenador nuevo, no hubo victoria segura. Todo lo contrario, fue una derrota y además dolorosa, injusta, y con una actuación arbitral lamentable, lo que la hace si cabe más amarga.

LLagostera 2 – Hércules 1

Después de una semana donde el nuevo míster, había ejercido un doble papel, mitad psicólogo, mitad entrenador, tampoco pudo ser. El discurso y sus argumentos, es aquello de: Empezamos de nuevo, hay mucha liga por delante, esto acaba de empezar, hay que quitarse los complejos, vamos a salir a presionar arriba, hay que tener el balón. Todo eso está muy bien, pero luego llega la realidad. El fútbol, el terreno de juego, el árbitro y sobre todo el balón, que entre o no entre.

No empezaron mal las cosas para el Hércules, pues nos adelantamos en el marcador en el minuto quince. Buena acción personal de Carlos Martínez y buen disparo ajustado desde media distancia. Pero dura tan poco la alegría, que dos minutos después, el árbitro se inventó un penalti por un presunto empujón que no existió, y esa acción supuso el empate. En los minutos siguientes pudo llegar el empate por medio de Samuel, pero lo que si llegó a diez minutos del descanso, fue otro penalti, éste sí más claro, cometido por Iñiguez que se pasó de ímpetu y arrolló a un contrario. El mismo jugador, Cortés volvió a lanzar y materializar. A la postre sería el resultado definitivo.

Por cierto el colegiado del encuentro era Usón Rosel, el caballero que detectó en el Rico Pérez, la pasada temporada, que las lineas de las áreas estaban mal pintadas y calculadas en relación con la distancia entre las porterías. Obligó al club a volverlas a pintar, y nos retrasó el partido más de media hora.

Qué celo, qué pulcritud, qué esmero en su trabajo. Curiosamente el pasado sábado, todas esas «pijaditas» pasan a ser irrelevantes. Campo de césped artificial, líneas de todo tipo, desde las de fútbol once en blanco hasta otras muchas en amarillo y otros colores para la práctica de otras actividades, dimensiones reducidas, cabinas de prensa inexistentes, banquillos de risa, inexistencia de gradas. Si los árbitros en esta categoría tienen que tragar con estas cosas, la actitud del trencilla aragonés la pasada temporada en el bendito Rico Pérez, es impresentable y está fuera de lugar.

Y por supuesto todavía haría de las suyas. después de una segunda parte donde el Hércules lo intentó y no lo consiguió, pero el rival apenas si lanzó a puerta, llegó la chapuza final. El lateral alicantino Nani, procede a un saque de banda, el técnico local Oriol Alsina, hace como que se tropieza, como que le interfiere, como que se pone delante para obstruir y perder tiempo. Borja Martínez le da un pequeño empujón a modo de recriminación por su gesto, y el otro se deja caer hacía atrás como si hubiera sufrido la peor de las agresiones, teatralizando la acción. El caballero de las rayas de las áreas del Rico Pérez, Usón Rosel, expulsa a Borja y nos deja con diez, y lo peor suspendido para el próximo encuentro como mínimo. El secretario técnico del Hércules, Portillo, incluso bajó, a pie de campo a recriminarle la acción al entrenador del LLagostera, por antideportivo. Todo un sainete, que no una sardana, pese a estar en Cataluña.

Y con el pitido final, una realidad. Cinco derrotas seguidas. Un punto sumado de dieciocho posibles, últimos en la clasificación, el próximo enfrentamiento podría ser otro, pero es la visita del poderoso Barcelona B y una losa que pesa demasiado cuando se mira la clasificación. Parece una inocentada, pero si hoy acabara la liga el Hércules habría descendido a Tercera División.

Da escalofríos solamente pensarlo.

Sending
User Review
0 (0 votes)